29 dic. 2013

Jabón de fresillas bio y leche kefirada


jabón-fresillas-leche-kefirada-kefir-milk-wil-strawberries-soap



Éste es un jabón extra nutritivo e hidratante, con un ligero efecto exfoliante, debido a las semillas de fresillas y las arcillas, apto para todo tipo de pieles, incluidas maduras, grasas y con problemas de acné; a exceptuar las pieles más sensibles y atópicas, debido a que las semillas de fresas y los aceites esenciales podrían llegar a irritarlas. Por su efecto exfoliante, no recomiendo usar a diario. Destacan las fresillas bio en oleato e hidrolato, más la arcilla rosa, en la capa principal, y la leche kefirada y arcilla blanca en la capa superior. Como base, se encuentra una mezcla equilibrada de aceite de oliva virgen extra, manteca de karité natural (no refinada), y aceites bio de ricino y de coco. Además, lleva una sinergia de aceites esenciales fresca (litsea cubeba, bergamota, árbol del té, Ylang-Ylang, más tintura de Benjuí y vitamina E) , que busca evocar el olor de las fresillas (no hay aceite esencial de fresa, sólo aromas sintéticos, que no uso).

Las propiedades de las fresillas para uso interno, son innumerables: muy ricas en fibra, vitamina C, hierro y magnesio; es uno de los alimentos más completos de la naturaleza, lástima que si no se consiguen orgánicas, nos chupemos una gran cantidad de pesticidas y otras lindezas, ya que ni tienen piel para protegerse de ellos... Para uso externo, el que nos interesa, su gran capacidad antibacteriana y vulneraria han hecho que este fruto se utilice tradicionalmente para tratar heridas, granos, e incluso manchas de piel; son un buen remedio para las arrugas, por no mencionar sus propiedades antioxidantes, para tratar los dolores de reumatismo, sus propiedades analgésicas, o contra la celulitis. (Las fresas también sirven como dentrífico natural, incluso para tratar llagas y gingivitis: http://botanical-online.com/fresa.htm).

jabón-fresillas-leche-kefirada-kefir-milk-wil-strawberries-soap


En cuanto a la leche kefirada, seguro que más de uno dice: ¿y eso qué es?. Yo lo del kéfir me lo sé desde pequeñita, ya que mi madre me lo daba, pero es que mi madre se mueve en círculos naturistas que no son al uso, os cuento:
 Los gránulos del kéfir de leche (también hay de agua y de té), son una mezcla de levaduras y de bacterias, no patógenas, unidas por una matriz de proteínas, lípidos y azúcares que viven en estrecha simbiosis. Hay muchas teorías sobre el origen del kéfir: se comenta que proviene del Cáucaso, heredado entre tribus, de generación en generación, y secretamente protegido, por sus grandes beneficios, y, aunque los más conocidos son por su ingesta, estimula todo nuestro cuerpo, y su acción, tanto interna como externa sobre la piel y el cabello, nos hará estar más radiantes y saludables. Posee una fuerte acción antienvejecimiento de los tejidos, gracias a sus propiedades antioxidantes y regeneradoras. Ayuda también a regular la alcalinidad de la piel, que, sobre todo en zonas de aguas duras es de agradecer, y calma las erupciones cutáneas. Nutre, suaviza e hidrata, incluso las pieles más sensibles. Si queréis saber más sobre sus propiedades, os recomiendo este libro: "Cómo cura el kéfir" de Mercedes Blasco. Editorial: Manuales Integral. Lleva recetas cosméticas y también para alegrar el paladar.
En cuanto a las propiedades de los aceites, mantecas, aceites esenciales y arcillas, poco a poco iré creando un glosario reducido, pero básicamente, son la pera :-). Saludos jabonosos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes dejar tus dudas, sugerencias, y apreciaciones. Para pedidos, prefiero un correo interno. Gracias, vosotr@s hacéis que esto siga adelante!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...