1 feb. 2014

Jabón de rosas







Una vez más, ojalá pudierais olerlo a través de la pantalla, ese olorcito a atardeceres de rosas rojas y rosas suspendidas en el tiempo, amarmoladas...  :-)

De este jabón estoy especialmente satisfecha, porque está concebido con especial cariño para las mamis maravillosas que van envejeciendo con elegancia y sobriedad, sabiéndose cuidar. Lleva de todo para que sea ultra hidratante, antiarrugas, reafirmante, y para desdibujar las manchas en las piel provocadas por daño solar (eso no quiere decir que uno no se deje de proteger por ello: lo más sensato es no adquirirlas, en primer término). Apto para todo tipo de pieles maduras.



Lleva escaramujo (fruto del rosal, desecado) por un tubo, que es riquísimo en vitamina C, por tanto un gran antioxidante, que además tiene propiedades tónicas, astringentes, antiinflamatorias y cicatrizantes. Añadí a la fórmula tanto una altísima cantidad de manteca de cacao, también con grandes propiedades antioxidantes, y por tanto, rejuvenecedoras, como de aceite de rosa mosqueta, rico en antioxidantes otra vez, y en ácidos grasos esenciales y vitaminas; éste último es un gran antiarrugas, mejora las estrías y también las manchas en la piel, ya que combate los efectos del foto-envejecimiento, rehidrata la piel seca, mejora el estado de la piel frente a quemaduras de todo tipo, disminuye las cicatrices, alivia el dolor en caso de artritis y osteoartritis, y estimula la circulación. La manteca de karité, por su parte, es un gran regenerador celular, que protege de las agresiones externas y rejuvenecedor.

Como veis, el color es más bien oscuro, y no es de extrañar, con lo cargado que va.

En adición a lo nombrado con anterioridad, también lleva un oleato en aceite de oliva virgen extra, en frío y en caliente, de pétalos de rosa bio desecados, aceite de coco bio, y un poco de arcilla roja en una veta, que ayuda a limpiar suavemente y en profundidad, a la vez que reduce asperezas. Asimismo, lleva un hidrolato de rosas, e incluye aceites esenciales de lavanda, naranja, geranio, palmarosa, clavo, pachuli e incienso.

Una gozada, ¿no os parece?


Inciso: también he cambiado estas fotos porque son los de la nueva hornada; si os acordáis, son más claros que los otros, tan sólo porque puse las misma arcilla concentrada en una parte, para tratar de hacer una técnica decorativa, los firulillos, que tan sólo me salió de la mitad hacia abajo, y a medias, je, je! pero tiene los mismos ingredientes en las mismas proporciones, por lo demás, excepto que cambié el hidrolato de rosas por agua de rosas, para ver cuál me convencía más. Espero que os guste!









10 comentarios:

  1. Bonito blog y genial poder aprender tanto de jabones.. tienes un nuevo seguidor..
    http://lasgangasdeunberubyano.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Pues yo encantada, bienvenido! me queda mucho por poner, todavía, pero ya va cogiendo forma :-). Ahora te paso por tu blog. Por cierto, me encanta tu nick: jacobins birra, je, je!

    ResponderEliminar
  3. He pasado un buen rato dudando de si estos jabones no se podrán comer también, porque tienen una pinta. Ahora en serio, felicidades por tu blog y por tu creatividad.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Eres un encanto, Anna; el hecho de que parezcan comestibles tiene que ver con que uso moldes de silicona de pastelería, entre otros :-). Pero también hace el que tengan una textura cremosa por el exceso beneficioso de aceites que llevan, que los asemeja a quesos o pasteles. Muchas gracias por tus palabras de apoyo, y por los buenos momentos literarios pasados, presentes y futuros ;-) me pasaré por tu blog de vez en cuando, y que la palabra nos siga alimentando!
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me encantan los jabones naturales. Me has hecho acordarme de mi "Treball de recerca" de bachillerato que lo hice sobre el proceso de fabricación del jabón! :D Enhorabuena por tu blog, te sigo!
    Te dejo el mio http://mibisuteriaoriginal.blogspot.com.es/, algo diferente a lo que tú haces pero espero que te guste tambien. Un saludo guapa

    ResponderEliminar
  6. Hola, Jess, muchas gracias! qué bonito lo de los treballs de recerca. Dentro de poco un año mi peque irá a la escuela, y hemos estado mirando, yo soy de escuela libre, aunque no nos la podamos permitir económicamente, pero aún así hay puntos de la escuela tradicional que le dan mil vueltas a cuando yo estudiaba. He visitado tu blog, una cucada! Espero que te siga gustando lo que veas por aquí, voy montándolo muy poco a poco. Saludos, y si te pica el gusanillo del mundo del jabón, te recomiendo la maravillosa http://www.mendrulandia.net/. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Te he nominado para aceptar un premio entra en http://quevelas.blogspot.com.es/2014/03/otro-premio.html y entérate de como aceptarlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, guapa! ya te he respondido en el evento, pero reitero que es muy divertido y original lo que haces, un buen regalo :-)

      Eliminar
  8. Ana, te comento... A mi, no todos los jabones rústicos me gustan. Pero es que los tuyos tienen precisamente ese toque que a mí me encanta. Es aquel que parece directamente sacado de la naturaleza. Te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias, Carmen, compañera jabonera, porque no te gustan todos los rústicos y, sobre todo, porque siempre me sacas una sonrisa incluso en los días tristones con tu gracia innata :-). Encantada de que te pases por mi blog. Hasta pronto!

      Eliminar

Aquí puedes dejar tus dudas, sugerencias, y apreciaciones. Para pedidos, prefiero un correo interno. Gracias, vosotr@s hacéis que esto siga adelante!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...