22 may. 2014

Jabón de coco y miel


Hola a todos de nuevo!

Ha pasado bastante tiempo desde que os presenté un jabón, pero eso no quiere decir que haya estado parada, ni mucho menos: he renovado stock de los jabones anteriores, que ya había agotado casi todos; os he contado sobre la creación/ los creadores del logo que podéis ver en la cabecera del blog (difusión/premios); desde aquí, de nuevo, os doy las gracias, Globo de papel ilustraciones; y tengo algún que otro jabón  más para presentaros (de tres arcillas, aunque predomina la verde, para pieles de grasas, a muy grasas; de zanahoria, para ayudar a preparar la piel para tanto sol; de algas, agua de mar y pepino, para suavizar y remineralizar, especialmente útil en verano, con tanto baño; y de Alepo, cuando acabe de curar), iré traduciendo todo el blog a un inglés inteligible para un nativo, porque los traductores "inteligentes" dejan mucho que desear: pondré las cosas de fieltro que hago en condiciones, que me lío un montón con formatos, y demás; os comentaré sobre una feria en la que participaré el próximo mes, fira del món conscient (21 y 22 de junio en Vic)... pero por fin os puedo contar sobre un jaboncito más: mi jabón de coco y miel.


jabón-coco-miel-honey-coconut-soap


Mi idilio con el aceite de coco, viene de lejos (el coco como alimento altamente saludable y sus propiedades cosméticas (al-final)jabón de aceite de coco bio, oliva virgen extra y ricino bioChampú sólido de aceite de coco bio), me encanta usar la leche de coco para cocinar, beberme su agua, comerme su pulpa, y, en especial, su aceite, por razones obvias: para mis jabones (lograr oler el maravilloso aceite de coco bio, ya sin macerado de flores Tiaré, es una pasada, pero el Monoï, ni os cuento). Uso el Monoï como mascarilla de prelavado todavía a día de hoy, y el agua de coco en jabón, y, sin duda, el aceite de coco, que aporta limpieza, consistencia y las burbujas que tanto gustan, peeero, mi amartelamiento (sé que es cursi, pero me encanta esta palabra) con el jabón de coco 100% sin apenas sobreengrasado para el pelo, llegó a su fin. Y es que el pelo es algo tan difícil de tratar en formato jabón: por una parte, mientras que el aceite de coco suaviza y nutre la fibra capilar que da gusto por sí sola, sus propiedades se pierden en champú sólido, o jabón, si la parte de la fórmula que lleva aceite de coco es mayoritaria; es cierto que se puede hacer un jabón de coco de rechupete con sobreengrasado mínimo de 20, y dejándolo curar por mucho tiempo (lo mejor es un año), pero su capacidad de limpieza sobrepasa bastante su capacidad de acondicionado, y, sin estos dos pasos, reseca, y, si es un champú sólido, las fibras capilares se resienten especialmente, sobre todo en pelo ondulado / rizado. Por otra parte, el PH del pelo es más ácido que el de la piel, que es ligeramente alcalina, y al que un buen jabón le sienta como anillo al dedo. Pero como el pelo necesita más acidez, se necesita preparar un aclarado con vinagre y agua  (proporción 1 ó 2 /10), que luego se aclara, preferentemente con agua fría, para cerrar cutícula, suavizar y aportar brillo, y, aún así, no se queda tan bien como debería, al menos en pelo ondulado, rizado, tiende al encrespamiento; y por eso, mi próxima incursión en un mundo ajeno, será para probar resultados con los tensioactivos naturales para el pelo, que son partes de, ¿a que no adivináis qué? pues eso, el aceite de coco, y con ellos no se necesita sosa en la elaboración. Próximamente.

Mientras tanto, ya es hora de que os presente esta tanda de ¡50! jabones de coco y miel, el primer pedido grande (para los estándares artesanos) que cubro. Una persona muy interesante, de la zona donde vivo, me contactó desde mi perfil de facebook, para hacer un jabón de coco y miel. Tenía que ser de coco y miel, para usarlo en tratamientos de limpieza energética: por una parte, el coco limpia, y por otra, la miel ayuda a suavizar asperezas, me dijo (hablo desde el desconocimiento de estos asuntos, no desde la arrogancia). Su centro, en Barcelona, Centro Índigo, parece dar cabida a cualquier tipo método para lograr la sabiduría personal y el equilibrio haciendo uso del inconsciente y el instinto, esas cosas tan demonizadas durante siglos por el poder absoluto de la razón, vamos. Pues eso, que estaba ante una brujita blanca, yo, que siempre he sido tan mental, pero que desde la muerte de mi padre y el nacimiento de mi hija, empiezo a derribar mis muros de intransigencia hacia lo sutil.

Como podéis imaginar, estaba entusiasmada por el pedido, pero al mismo tiempo tenía reparos: ¿quedarán satisfechos, debido a su alto grado de limpieza? Le puse un 25% de sobreengrasado de aceite de coco, aprovechando que es básicamente inenranciable... ¿cómo me manejaré con la subida de temperatura de la miel junto a los esenciales por primera vez? Además, añadí algo de cera de abejas virgen, porque hacía una buena sinergia con la miel y para que el acondicionado fuera el ideal, aunque me subiera la dureza, y la limpieza y burbujas siguieran altas,... ¿no se me quedaría aquello duro demasiado pronto sin ningún aceite blando? Lo hice con un baño María inverso, (el cubo con la masa dentro de otro cubo más grande con mucho hielo), así que la temperatura no subió mucho, pero la dureza alta hizo que se convirtiera en una masa semisólida en un plis. Otra vez no meteré batidora para nada. Menos mal que los aceites esenciales en traza y la miel lograron ablandarlo un poco, pero tiene un aspecto más tosco que otros, si cabe, porque me costó enmoldar.

jabón-coco-miel-honey-coconut-soap

En cuanto al aroma, desgraciadamente el olor dulzón a coco del aceite, no sobrevive al proceso, y quería uno que recordara a éste (existe aroma de coco, pero no funciono con esas cosas artificiales), y pensé en el aceite de Massoia, que se asemeja naturalmente mucho al olor a coco. Pero puede resultar irritante en altas cantidades, y encontraba sólo botellitas de 5 o 10 ml. a un precio elevado...así que opté por darle más calidez, además de por la miel ecológica de romero, por una mezcla de aceites esenciales del lejano oriente, y creo que me ha quedado una mezcla tonificante, a la vez que cálida y picantona; la verdad es que me he quedado muy satisfecha con esta mezcla, a la que denomino "canto al sol".

Después de un largo curado, ha salido un jabón con espuma abundante, con altas propiedades de limpieza, pero que no reseca, y con un olor suavito, pero de vicio, así que me doy con un canto en los dientes, je, je!

Se compone de: aceite y agua de coco ecos, cera de abejas virgen, miel de romero ecológica, y aceites esenciales de sándalo, Ylang-Ylang, absoluto de vainilla*, jengibre*, clavo, cajeput, palmarosa, corteza de canela*, madera de Hô*, bergamota y naranja dulce.

Apto para todo tipo de pieles, excepto muy sensibles, en especial, con sensibilidad a la canela, puede irritar.

Lo he envuelto con nuevas etiquetas con mi super logo a recién estrenar. La etiqueta quedó algo grande, quise hacer mención a todos sus componentes, incluidos sus aceites esenciales, y hay unos cuantos, como habéis podido comprobar.


jabones-envueltos-wrapped-soap

Espero que les / os guste a todos. De momento, me han comentado que una de las personas que lo ha probado cree que es un jabón mágico :-)


3 comentarios:

  1. Nos encanta el coco porque nos recuerda al verano y la miel es perfecta para todo el año. Todo muy bien contado, como siempre, da gusto leerte. Te hemos dejado unas preguntas en nuestro blog, por si te apeteciera contestar =D. Un saludo http://globodepapelilustraciones.blogspot.com.es/2014/05/premios-blogs-amigos.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, amigos! me satisface que os haya gustado la combinación, de un jabón que ha resultado un primor, con la de dudas que tuve en el momento de su formulación, y que repetiré, sin duda. Y gracias también por considerar que escribo bien, me hace especial ilusión, ya que siempre he apreciado mucho el mundo de la escritura, hasta el punto de sentirme más cómoda que hablando, cosas de la timidez, y más. Y me encantará responder a esas preguntas, sobre todo viniendo de vuestra parte. Ya las he leído, y me parecen muy acertadas para conocernos mejor, como he hecho yo al leer las vuestras. Gracias, y hasta siempre!

      Eliminar
  2. Felicidades por ese jabón. Soy una apasionada del coco (y, si, la miel suaviza)

    ResponderEliminar

Aquí puedes dejar tus dudas, sugerencias, y apreciaciones. Para pedidos, prefiero un correo interno. Gracias, vosotr@s hacéis que esto siga adelante!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...